sábado, 10 de enero de 2015

Dificultades más comunes de las mujeres para alcanzar el orgasmo



El disfrute del sexo supone el abandono a las propias sensaciones y la ausencia de pensamientos de preocupación o secundarios. En la mayoría de las mujeres la estimulación del clítoris es fundamental.

Ausencia de excitación sexual
En las mujeres es frecuente por la falta de estimulación del clítoris. Tras los momentos preliminares del sexo, muchos hombres pasan al coito sin continuar con las caricias necesarias que matienen la excitación femenina.

La dispersión mental. Es frecuente que cuando la excitación no es muy fuerte, sobrevenga la distracción, el pensamiento se dirige hacia otros temas apartados de la función erótica y la falta de concentración disminuye a su vez el deseo.

Miedo al fracaso. Aparece tras una experiencia frustrante, o bien porque no se ha experimentado aún un gran placer. La mujer claudica de forma previa y abandona la confianza en sí misma para finalizar con éxito el acto sexual.

Miedo a no gustar. Cuando existen problemas en la pareja, o se trata de los inicios de la relación, la mujer está más pendiente de gustar a su compañero o de suss necesidades sin prestar atención a las propias. El nerviosismo y la preocupación no dejan que manifieste sus deseos y la experiencia llega a ser frustrante.

La observación excesiva de uno mismo. En ocasiones el coito se produce bajo circunstancias de extrema atención consciente, ya sea en relación a gestos, posturas, etc… lo que dificulta en gran medida el alcance del orgasmo, cuya naturaleza es espontánea y escapa al control de la voluntad, lo que le brinda su función liberadora. En este sentido también aparece el miedo a perder el control, una represión que a menudo proviene de la infancia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada